Los gatos de raza Havana son una variedad elegante y sofisticada que a menudo se confunde con su pariente cercano, el Oriental Shorthair. Originarios de Inglaterra, estos felinos son conocidos por su pelaje sedoso de color marrón, su tamaño medio y su personalidad amigable. En este artículo, exploraremos más sobre la historia, las características y el cuidado de los gatos de raza Havana.

Historia:
El gato de raza Havana es originario de Inglaterra, y su nombre proviene de su color marrón oscuro, que se asemeja al del tabaco Havana. La raza se originó en la década de 1950 cuando un criador británico cruzó un Siamés y un gato de pelo corto negro sólido. El resultado fue un gato con un pelaje marrón oscuro y una apariencia similar a la del Siamés, pero con un cuerpo más musculoso y una personalidad amigable.

Características:
Los gatos de raza Havana tienen un cuerpo musculoso y compacto, con patas delgadas y una cola larga y delgada. Su pelaje es corto, suave y sedoso, y es de color marrón oscuro uniforme. Sus ojos son verdes y redondos, y tienen una cabeza redondeada con orejas grandes y puntiagudas. Los gatos de raza Havana tienen una personalidad amigable y cariñosa, y suelen llevarse bien con otros animales y niños.

Cuidado:
A pesar de tener un pelaje corto, los gatos de raza Havana requieren un cuidado regular. Se recomienda cepillarlos al menos una vez por semana para mantener su pelaje suave y brillante. También es importante proporcionarles una dieta equilibrada y ejercitarlos regularmente para evitar el sobrepeso. Al igual que otros gatos, los gatos de raza Havana necesitan atención veterinaria regular para mantenerse saludables.